Extrapolítica y Gobierno

Ciudad Global en tiempos de la Cuarta Revolución Industrial

Saskia Sassen es una profesora, socióloga y escritora estadounidense cuyo marco investigativo se enfocó en fenómenos urbanos, económicos, políticos y sociales que, por factores contextuales o temporales, tienden a generar un impacto particular que modifica los sistemas que hasta antes de su implementación se creían ya establecidos como los Estados-Naciones y la democracia liberal. En el año 1991 expuso por primera vez un concepto que sigue vigente: la Ciudad Global. A través de este planteamiento intentó explicar el funcionamiento de un mundo que ha ganado dinamismo, rapidez y complejidad gracias al desarrollo de las tecnologías que han caracterizado a la época moderna y aun con más énfasis los últimos 30 años. Así es como Saskia, luego de un arduo estudio recopilatorio, analiza e interpreta el ordenamiento espacial de las ciudades que resultan de un desarrollo impetuoso de la tecnología y que a su vez sostienen las nuevas estructuras socioeconómicas dominantes del orden mundial. A todo esto, ¿qué es la Ciudad Global?

Una breve contextualización 

Estamos completamente de acuerdo en que la particularidad de algún fenómeno está condicionada por el contexto que la envuelve. En los años 80’s, y con mayor aceleración en los 90’s, se produjo un cambio en el paradigma económico que regía ciertas comunidades, ya sea por elección propia o necesidad, y se manifestó a partir de la privatización, la desregulación y la apertura del mercado nacional a empresas extranjeras y participación creciente de los actores económicos en el mercado global. El rápido desarrollo de las tecnologías de la información, la hipermovilidad y la liquidez del capital son causa y consecuencia de este nuevo panorama en donde el carácter nacional se debilitaría y la mundialización se fortalecería. Es en este contexto donde se sitúa la “Ciudad Global”.

 

Elementos para su entendimiento 

El término de “Ciudad Global” halla su singularidad y su especificidad al superar los conceptos cercanos como “Ciudad Mundo” o “Super Ciudad”, alegando su importancia funcional antes que empírica o temporal. Para ello Saskia plantea 7 hipótesis que ayudan a compactar la definición de este tipo de ciudad:

1.    DISPERSIÓN: La centralidad geográfica como lugar estratégico ha quedado obsoleto, mientras más disgregadas estén las actividades económicas de una corporación, más complejas e invulnerables serán.

2.    SUBCONTRATACIÓN:  Mientras más complejas sean las empresas, mayores funciones especializadas tendrán. Por lo tanto, se busca subcontratar otras entidades que se encarguen de ellas para descongestionar las responsabilidades.

3.    SOPORTE: Estas entidades que se encargan de las funciones están sujetas a un mercado de agregación o mercado de aglomeración. (Un mercado de agregación es aquel en el que las empresas se benefician al localizarse unas cerca de otras generando una tensión que les permite desarrollarse).

4.    EXTERIORIZACIÓN: Esta hipótesis es antagónica a la anterior, mientras más exteriorizadas sean estas entidades menos dependencia al mercado y mejores opciones de ubicación tendrán.

5.    DESARROLLO URBANO: Esta red transnacional puede generar el desarrollo de nuevas ciudades con necesidades y objetivos que se acomoden a su contexto.

6.    DESIGUALDAD: Las reglas que rigen el funcionamiento de la economía global actual generan un margen que va creciendo y beneficia al profesional especializado, incrementando su valor y su número, mientras que a aquellos que no se hallan capacitados los envuelve en un ciclo con limitaciones económicas y de oportunidades.

7.     IMFORMALIDAD: Para encontrar una armonía económica entre las actividades especializadas y las empresas, estas deben adquirir un carácter informal: es uno de sus medios de subsistencia.

Efectivamente existe un enfoque diferente en la relación de ciudad, empresa y distancia con respecto a otros conceptos, pero le urge a Saskia subrayar que los recursos necesarios para las actividades de la economía global siguen anclados en lo local, y que la infraestructura indispensable para el progreso de esta economía es presentada en términos de hipermovilidad y del poder de las redes transnacionales basándonos en la producción, el trabajo y los equipos o empleos no especializados. Podemos concluir que la importancia de esta dinámica y su especialización física y virtual, tiene como actores principales a las actividades financieras y, del otro lado, a la articulación de la economía informal de las grandes ciudades con esta nueva dinámica.

Las nuevas formas de centralidad

1.    El lugar con mayor cantidad de negocios será el nuevo espacio centralizador y, en ocasiones, podría dejar relegado el potencial geográfico de la ciudad a un segundo plano (como Dubai que está medio de un desierto). Este nuevo centro financiero tiende a armonizarse con los cambios tecnológicos y económicos que le demandan tanto el lugar como su vinculación a la red transnacional a la que se halle sujeta.

2.    Este centro pronto se torna una zona metropolitana que gracias a la intensidad de las actividades comerciales que se tejen desatará una red digital que se vinculará a la ciudad generando una mejora de la infraestructura de comunicaciones y la telemática existentes.

3.    Por un lado, tenemos las actividades en el mundo real y por otro el digital. Estos polos generan un nuevo tipo de centralidad donde la intensidad de transacciones y actividades económicas son los factores que van inclinando la balanza. Por esto, la desigualdad de desarrollo entre países va creciendo conforme va pasando el tiempo gracias a la concentración unilateral de recursos estratégicos y actividades.

4.    Nuevas formas de centralidad aparecen en los espacios generados electrónicamente como las componentes estratégicas en las finanzas. La complejidad de la relación entre el espacio digital y real varia segundo los sectores económicos en la que están.

 

Conclusiones 

Podemos decir, como conclusión, que la globalización debería llevarse a cabo como una estrategia y un estudio que recalque los diferentes perfiles de cada territorio, es decir que sea un proceso ordenado. Esto deberá involucrar autores supra-nacionales. 

Esto permite tener en cuenta y reformular las cuestiones de poder y desigualdad entre los sectores. Saskia hace hincapié, como ya lo habíamos dicho antes, en las redes que modelan las finanzas y los servicios especializados que han sabido emplazarse de manera desapercibida absorbiendo progresivamente a entidades que se creían más grandes como el gobierno y a otras que se encuentran en ella como consecuencia del consumismo. El problema del consumismo es que es unilateral, pues beneficia más al mercado que a los individuos particularmente, y a partir del ejemplo de Odebrecht se nota que el dominio está en manos de la empresa privada, la cual dejó de lado al Estado y posee los hilos de la dirección social.Como suele decir la autora, en sus presentaciones actuales, las economías siguen siendo fordistas, y la mayoría de las personas desarrolla su vida dentro de este marco que rigen su experiencia, haciendo realidad un proceso que solo beneficia a algunos, pero no a todos.

Entonces, debemos rescatar el crecimiento económico como motor para la modernización que las Ciudades Globales representan y ofrecen, pero siguen presentando el problema de la diferencia cultural entre sus ciudadanos. No está de más opinar que estos nuevos tipos de ciudades en el futuro serán más complejas (Smart Cities) y en ellas se desarrollará un nuevo tipo de cultura, una nueva expresión social que a través del adelanto tecnológico hallará un punto común desde el que re-iniciar, incluso pudiendo llegar a formar un nuevo tipo de hombre (transhumanismo).

La tecnología no va a detenerse y todos los aspectos que esta cubra van a seguir desarrollándose lo quieran o no algunos colectivos, pues la idea ya está propuesta. Tal vez haga falta que surja esta nueva cultura producto de las futuras Smart Cities Globales y sean sus ciudadanos las que puedan proyectarse hacia una globalización mucho mejor que esta primera etapa.

 

 

Kevin Diaz

Coordinador de Urbanismo del IET

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *