CienciaRiesgosTecnologías y NBIC

El progreso tecnológico es inevitable

Artículo publicado el día miércoles 30 de junio del 2021 en el Diario El Tiempo.

El Progreso Tecnológico es inevitable (No nos queda otro camino que el desarrollo tencológico)

Intentar regresar a tiempos más simples nos condenaría a la extinción.
Si otra pandemia o una catástrofe similar nos afectara con la fuerza suficiente como para detener el avance tecnológico, la humanidad no tendría cómo recuperarse.

Gran parte de la tecnología de la que gozamos en la actualidad tiene su base en la Revolución Industrial. En esa época, los métodos de extracción de recursos eran muy primitivos en comparación con los actuales, pero funcionaban bien porque muchos de los recursos eran fácilmente accesibles.

Por ejemplo, los metales para hacer las primeras máquinas podían extraerse de rocas superficiales; y el carbón, y luego el petróleo, con el que producir energía eran abundantes y de fácil acceso.

Pero, si ocurriese un escenario como el del Colapso de la Edad de Bronce de hace unos tres mil años, la humanidad retrocedería hasta épocas como las de la edad media y ya no podría regresar a una era como la actual.

Actualmente hemos usado la mayor parte de metales y petróleo de fácil acceso y para alcanzar las actuales reservas necesitamos cavar tan profundo que debemos utilizar poderosas máquinas, las cuales ya funcionan con hidrocarburos para operar. Sin nada de eso, no tendríamos ni energía, ni materiales.

Por lo tanto, sin una fuente de energía estable y sin forma de alcanzarla, la humanidad se estancaría y retrocedería. Eventualmente todos nuestros sistemas: económicos, sanitarios, comerciales, etc. dejarían de funcionar.

¿Podríamos regresar de un escenario así? Poco probable. Si como especie cometemos un error, como el de ignorar el cambio climático, estamos condenados. Lo único que nos queda es buscar energías renovables y apoyar el avance de la ciencia en su búsqueda de nuevos materiales.

Víctor Román

Director de Relaciones Públicas del IET. Divulgador y periodista científico.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *