Sin categoría

Extrapolítica,Transhumanismo y Tecnologías Avanzadas (NBIC)

La necesidad de considerar una política para la filosofía transhumanista y el futuro tecnológico y científico venidero.
Instituto de Extrapolítica y Transhumanismo (IET)   

Nos hallamos hoy en día en tiempos en que la tecnología da frutos cada vez más complejos, abundantes y elaborados con relación al escaso y limitado avance científico de inicios del siglo XX. Si comparamos el desarrollo tecnológico por edades históricas resulta obvia la aceleración exponencial que experimentamos en las últimas cinco décadas, dando con ello validez a la Ley de Moore, la cual anunciaba la mejora en calidad y cantidad de procesadores semiconductores, y una proyección hacia su famosa extensión, formulada por Kurzweil, la Ley de rendimientos acelerados [1].  

NBIC

Gracias a dicho progreso las ciencias han ido adoptando enfoques más próximos unos de otros, así pues para entender la realidad con mayor objetividad se apela a complementar conocimientos e investigar fenómenos mediante recursos y estrategias interdisciplinarias. Lo mismo ocurre con las tecnologías, las cuales son expresiones fácticas de las ciencias desarrolladas para solucionar problemas. Al producto de este proceso se le denomina convergencia tecnológica o conjunto de tecnologías convergentes, por compartir áreas de aplicación y ser en su mayoría complementarias. En su amplia gama podemos identificar principalmente las Nanotecnologías, las Biotecnologías, las Tecnologías de la Información y las Ciencias Cognitivas o NBIC por sus siglas en inglés. Todas apuntan a servir en la mejora de procesos educativos, médicos, comunicativos y en general para obtener mayores índices de bienestar.

Transhumanism

Producto de estas nuevas posibilidades que ofrece la ciencia, los siempre eternos deseos humanos de aumentar la capacidad intelectual, vivir una vida plena e incrementar la longevidad vuelven a florecer y no de la mano de fantasías o ilusiones. Las áreas de aplicación de las tecnologías convergentes han abierto la posibilidad de concebir una intromisión en la vida del hombre que vaya más allá del aspecto socio-cultural, para incluir directamente el aspecto biológico. El trashumanismo es el sistema de pensamiento que hereda las máximas humanistas (libertad, razón, igualdad, etc.) para, en torno a ellas, velar por la búsqueda del conocimiento objetivo y mejorar al hombre, superando sus limitaciones, a través de la aplicación directa de la tecnología (NBIC) como la ingeniería genética, los implantes neuronales, la inteligencia artificial y otros.   

Sociedad Avanzada

El transhumanismo no es una idea aislada, sino que será consecuencia directa de la inminente Cuarta Revolución Industrial que estamos viviendo en esta Era Digital. La forma en que percibimos la realidad depende de las capacidades cognitivas, los sesgos culturales y las herramientas a disposición, los cuales se ven claramente afectados por el avance tecnológico y el avance científico. Es así que el conjunto de tecnologías NBIC no se centra únicamente en la mejora del hombre como organismo vivo, sino se proyecta a afectar su entorno social y su medio geográfico, ambos con notorios efectos sobre la vida del individuo humano. Vemos un gran impacto en el uso, cada vez más cotidiano, de muchas de estas tecnologías, así la computación en la nube, la interconexión de dispositivos por internet, la minería de datos (BigData) y muchos factores nos invitan a identificar que estamos ante el inicio de una nueva etapa en la vida social. Es el inicio hacia las Sociedades Inteligentes o Sociedades Avanzadas.

Como toda tecnología tiene efectos directos sobre la sociedad, la regulación de sus alcances resulta de suma importancia. De esta manera surge la Extrapolítica. Nace como la necesidad de incluir dichos avances, no únicamente bajo un enfoque tecnologicista (contemplación pasiva del avance tecnológico) o transhumanista (filosofía para la aplicación de las tecnologías avanzadas en la salud del hombre), sino para aplicarlas en las industrias, en las empresas, la gobernanza, la educación, el transporte y todas las áreas posibles de desarrollo humano.

Por ello, la extrapolítica, en primera instancia, reúne los deberes de investigación, difusión y desarrollo de propuestas políticas y recomendaciones que desarrollemos sobre la relación gobierno – tecnologías avanzadas y los efectos en la sociedad de la aplicación y uso de estas, dentro de las que destacan las concernientes a la mejora humana.

La literatura y material audiovisual de ficción sobre escenarios apocalípticos en que el mal uso de la ingeniería genética ha destruido a la humanidad (Brave New World es el mayor ejemplo, la película Gattaca), o la inteligencia artificial no puede ser controlada (Matrix, Yo Robot, Terminator) abunda, por lo que el factor de riesgo que implica toda nueva tecnología debe ser evaluada y reducida al mínimo. En el medio transhumanista existen instituciones dedicadas a ello [2], por lo que el sistema de pensamiento transhumanista no es al azar, sino científico y racional. 

La desinformación sobre estos asuntos nos invita a imaginar los efectos negativos de la llegada imprevista y súbita de tecnologías como el Bitcoin, las bioingenierías verdes, la bioimpresión 3D, la computación cuántica, la inteligencia artificial, el Internet de las cosas, los blockchains, la fabricación de materiales a nivel nanométrico, la ingeniería genética de línea germinal, la criogenización, la energía eléctrica inalámbrica, medicina molecular, entornos inteligentes o bigData, por mencionar algunas, ya sea como un sentimiento de rechazo total o un temor infundado. 

Al día de hoy muchas personas ignoran y creen lejanas o futuristas las bondades tecnológicas mencionadas anteriormente. Imaginar que la gran cantidad de peruanos, por desinformación e incomprensión, no abrazarían y rechazarían muchas de las tecnologías avanzadas es una hipótesis que queremos desterrar. Hemos asumido la labor de mantener informada a la población, difundir el avance tecnológico, invitarlos al pensamiento crítico y hacerles partícipes del futuro venidero. Por todo lo anterior surge la extrapolítica como una política diferente, una Política Avanzada que desarrollada por nuestra organización, el Instituto de Extrapolítica y Transhumanismo, vela por:

1. Informar a la sociedad. Que las tecnologías avanzadas no queden relegadas al imaginario de ficción, sino que sepan de su existencia y futura aplicación para que una vez se hallen listas para la aplicación social no sorprendan a la gente. Población informada implica una sociedad participativa. 

2. Planificar el uso tecnológico. Buscaremos las mejores estrategias  de aplicación de las tecnologías avanzadas en el ámbito político-estatal a fin de proponer regulaciones necesarias para que su aplicación en sociedad sea la más adecuada.

3. Proponer un modelo de gobierno que sea capaz de integrar y desarrollar dichas tecnologías en la ejecución de sus labores. (Postdemocracia).

4. Permitir que las bondades de la tecnología lleguen a todos (incluyendo la mejora humana).

5. Aprovechar el potencial de las tecnologías avanzadas en favor del hombre y de la modificación de su entorno (medio ambiente).  

6. Política no excluyente. Involucrar a los profesionales de diferentes ciencias en la investigación extrapolitica y la toma de decisiones y proyección gubernamental. 

 

Piero Gayozzo

Fundador y Sub Director del IET

Notas

[1] Ray Kurzweil señala que la Ley de Rendimientos Acelerado implica que el crecimiento exponencial de una ciencia o tecnología reside en su capacidad para ser procesada como información y a diferencia de la ley de Moore no se centra únicamente en la evolución y mejora de circuitos de semiconductores. De acuerdo a Kurzweil en 100 años experimentaremos el avance de 20 000. 

[2] IEEEOrganization –  https://www.ieee.org/

Future of Human Institute – https://www.fhi.ox.ac.uk/

One thought on “Extrapolítica,Transhumanismo y Tecnologías Avanzadas (NBIC)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *