Extrapolítica y GobiernoTranshumanism

Transhumanism

En los últimos años hemos notado un creciente interés de los medios recreativos (películas, series de televisión, cómics, libros, etc.) en el avance tecnológico y el futurismo. Por citar algunos ejemplos, en la plataforma de stream Netflix, series como Altered Carbon y Black Mirror han logrado cierta notoriedad y películas tales como Titan A.E. y Ex Machina; por otro lado, el último libro de Dan Brown, Inferno, también trata el tema de la modificación genética, y se suman al bagaje de los clásicos Brave New World de Aldous Huxley y Gattaca de Andrew Niccol. 

Este fenómeno creciente no es una corriente que se halle a la deriva, sino que forma parte de un movimiento futurista cuyo sistema de pensamiento se ha estructurado bajo el nombre de transhumanism y es producto de la Era Digital, del avance científico y del desarrollo de Tecnologías Avanzadas que estamos presenciando. 

El transhumanismo es un movimiento filosófico-intelectual y cultural que busca y propone la superación de los límites humanos, así como la mejora de la calidad de vida de este a través de la aplicación directa e indirecta de tecnologías existentes y tecnologías en desarrollo o tecnologías avanzadas. 

Los orígenes de la idea y del concepto los podemos evaluar del escrito “New Bottles for new Wine” de mediados del siglo XX del biólogo Julian Huxley, hermano del escritor, en el cual este emplea la palabra Transhumano para aludir un estado más fructífero del hombre producto del avance de la ciencia [1]. Mientras que la concepción moderna de transhumano y transhumanismo la acuña el  filósofo Max More quien le otorgara el sentido de un camino hacia la superación de los límites humanos en aras de lograr la posthumanidad [2]. Sobre sus orígenes indirectos o sus raíces, el transhumanista James Hughes acota que el transhumanismo ha recogido y centrado su atención en los anhelos históricos y ancestrales del ser humano, recogidas por las diversas mitologías, por lograr facultades extraordinarias (mayor longevidad, mejor salud y mejor inteligencia)[3], actualizándolos y predicando su posibilidad de concreción en función de los avances tecnológicos de este siglo. 

Sus teóricos se basan en la razón y en el desarrollo científico, por ello recurren a los avances tecnológicos contemporáneos y a los campos de investigación de Tecnologías Avanzadas NBIC, tales como la nanotecnología, la biotecnología, las tecnologías de la información y las ciencias cognitivas, para plantear la mejora de la inteligencia humana (aprendizaje, procesamiento y almacenamiento de información), la mejora de salud y superación de los límites fisiológicos (incrementar rendimiento de órganos, mejoras sensoriales, sistema inmulógico, retrasar el envejecimiento, etc.). Proponen que tan solo haría falta la decisión de desarrollar las tecnologías e incorporarlas a nuestras vida de manera ordenada y decidida, pues, el transhumanismo recoge el sentido simplificado del humanismo: velar por la continuación de la vida y  la disminución de los efectos contrarios al bienestar humano[4].

Es una corriente continuadora del Humanismo estándar en cuanto a la defensa de los principios de libertad, justicia e igualdad, pero renovadora de sus presupuestos por centrarse en la razón por sobre los criterios santificadores o las ficciones literarias del humanismo tales como la dignidad cuasi-santificadora, la “naturaleza humana” y las objeciones a la contranaturalidad del anhelo de mejora humana y manipulación de nuestra biología. El transhumanismo es un Suprahumanismo, ya que se basa en la ciencia para explicar los fenómenos circundantes y buscar la mejora del individuo humano como parte del comportamiento propio del hombre. 

La comprensión que ofrece de la naturaleza humana, no es sino una interpretación psico-socio-biológica compleja y sistémica. El ser humano es entendido como un sistema complejo eco-auto-organizado[5] que combate constantemente con el entorno para mantenerse vigente. Labor para la cual ha sido capaz de modificar su entorno en beneficio propio, consiguiendo durante dicho proceso el desarrollo de conocimiento estructurado que le permite la fabricación de herramientas.Es por ello que el hombre para vencer las adversidades ha tenido que asociarse, aprender a interpretar la realidad, crear herramientas, elaborar medicamentos, fabricar medios de transporte, construir viviendas y alojamientos para refugiarse y establecer conductas para la convivencia que permitan el desarrollo fructífero de los individuos. Esta ha sido nuestra conducta durante los cerca de 200.000 años de existencia humana. No es una conducta artificial, sino que es usual en el hombre. Es en base a dicho criterio que el transhumanismo se permite el planteamiento de mejorar al ser humano (human enhancement) a fin de que , por citar unos ejemplos, podamos ver un futuro en que curemos enfermedades hereditarias o mortales con terapia genética, reconstruyamos tejidos aplicando la nanotecnología, aumentemos el nivel cognitivo del hombre gracias a implantes neuronales o ingeniería genética, así como podamos tener acceso a mayor información de la realidad gracias a nuevos aparatos que amplifiquen nuestros sentidos.

¿Deberíamos modificar nuestra naturaleza? ¿Resultaría deshumanizante hacerlo? A ello citaremos al Profesor Víctor García Belaunde quien precisa sobre la modificación genética del hombre: “Aspirar a mejorarnos mediante la ingeniería genética no es deshumanizante, sino más bien una parte inseparable de nuestra naturaleza, dado a que siempre hemos aspirado a mejorar los entornos “artificiales” que determinan nuestra arquitectura cerebral y, en última instancia, provocan cambios genéticos.” [6]
¿Por qué esta corriente de pensamiento se define a sí misma como transhumanismo? Porque considera al Homo Sapiens como un organismo en proceso de evolución, no finiquitado [7], en cuyo proceso de adaptación y mejora se abrirá camino hacia un estado intermedio de transhumano para finalmente lograr el cambio hacia la posthumanidad, un estadio en el que las capacidades del hombre moderno han sido superadas en su totalidad. 

Entonces, ¿qué es el transhumanismo? Es un sistema de pensamiento basado en la razón, la ciencia y la libertad que busca la mejora del hombre y de su calidad de vida a través de la tecnología. 

Para finalizar resulta importante mencionar que el transhumanismo como sistema de pensamiento ha recibido críticas constantes del sector conservador. La apertura de una sociedad hacia nuevas tecnologías ha sido siempre un temor en la población, fenómeno que propicia la formación de grupos contrarios al progreso cuyo fin es la desinformación o ideologización de la sociedad. La ignorancia y el desconocimiento científico suelen ser los causante del rechazo al progreso. Por ello, en el IET velamos por canalizar de manera correcta la filosofía transhumanista y la aplicación de las tecnologías avanzadas en nuestra sociedad. Creemos en la  consecución de una sociedad científica y en el goce de los beneficios tecnológicos para toda la humanidad.

Piero Gayozzo

Fundador y Sub Director del IET

Notas

[1] Huxley, Julian. New Bottles for new wine. Ed. Chatto and Windus. LTD. Londres. Pág. 260.

[2] Vita-More, Natasha. An Introduction to transhumanity. Issues. VOl98. Marzo, 2012. ProQuest Central. Pg. 35.

[3] Hughes, J. J. The politics of transhumanism and the techno‐millennial imagintion, 1626–2030. Zygon®, 47: 757-776. doi:10.1111/j.1467-9744.2012.01289.x. 2012. Recuperado de: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/j.1467-9744.2012.01289.x

[4]Yudkowsky, Eliezer. Transhumanism as Simplified Humanism. Recuperado de: http://yudkowsky.net/singularity/simplified/

[5] Morin, Edgar. Introducción al Pensamiento Complejo. Pág. 18.

[6] García-Belaúnde, Víctor. “La Genética de Dios”. Máquina de Ideas. Lima. 2017. Pág. 110.

[7] Bostrom, Nick. Transhumanism Values. Recuperado de: https://nickbostrom.com/ethics/values.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *